martes, 3 de abril de 2012

ALFABETO SECRETO DE LOS TEMPLARIOS


No es novedad decir que se compone o utiliza un código para escamotear un secreto a los profanos. ¿Para que querían los templarios un código secreto?La respuesta es de perogrullo: porque debían manejar material o información secreta. El secreto en sí, a su vez, tanto puede ser profano o no. Vale decir,en su caso, transmisión de información militar, comercial o trascendental por no decir religiosa o esotérica. Ya hemos hablado suficientemente de sus campañas militares y de las funciones bancarias que desempeñaron; en ambas es necesario la discreción, el sigilo o el secreto. En lo religioso, la transmisión de ritos y principios se hace sólo a iniciados, usualmente en forma verbal y nunca por escrito. Más en ocasiones es necesario emplear la escritura. ¿Podía quedar un mensaje de esa naturaleza expuesto a cualquier curioso?.
Según Drosnin, por otra parte, en la Torá, es decir los cinco primero libros del Antiguo Testamento, existe al menos un Código Secreto, parcialmente develado por el matemático israelí Eliyahu Rips con la...


colaboración del físico ruso-israelí Doron Witztum. Según esos autores, todo lo que viene ocurriendo está escrito allí... el problema es saber encontrarlo. Otras veces la idea está naciendo y es necesario, según un viejo principio alquímico, mantenerla en la mayor oscuridad, tanto real como simbólica. ¿No nace acaso un ser vivo en la más profunda oscuridad, no germina la semilla en ausencia absoluta de luz?También podría haber ocurrido que el contenido de un secreto hallado, pongamos por caso, un papiro, hubiera de ser conocido por algunos pocos. Para lo cual no es necesario, posible o conveniente, trasladar el papiro, sino simplemente hacer una copia de él. Pero ¿cómo puede ser conocido y difundido entre elegidos siempre, ese contenido si no es mediante códices? El alfabeto fue creado partiendo de la cruz que portaban los templarios colgada de una cinta. Esta cruz es la Cruz de ocho beatitudes (Cruz de ocho puntas).

El alfabeto fue conocido por los no iniciados europeos en el siglo XIX, reproducido en algunas obras dedicadas a los templarios y escritas, mayormente, por masones, lo que arrojaría dudas sobre su autenticidad, ya que podría haber sido sido creado para uso de la Orden siglos después de la desaparición visible del Temple. Pero, nos explica Probst-Birabén, el investigador Charles Maillart de Chambare probó la existencia de tres manuscritos que emplean el alfabeto; los tres datan del siglo XIX. El mismo Probst-Birabén vio uno de ellos, que se encuentra en la Biblioteca Nacional de París.Y se promulga por el Papa Clemente V la Bula Vos Clamntis que disolvía la Orden del Temple. A la que sigue la Ad Providan que, tras prevenir que sería ex comulgado quien quisiese entrar en esa Orden, vestir el hábito y comportarse como un templario, disponía del destino de los bienes - que eran muy cuantiosos - de la citada Orden.Como quiera que aquí en España no se les juzgó con el inmisericorde rigor que en Francia y además se les halló inocentes de los cargos que se les imputaba, fue algo así como el refugio de muchos de ellos. Corrían los años 1307 y 1308. Pero como esta última Bula disponía lo siguiente:<<... Nos: hemos finalmente decretado que sus bienes sean, a perpetuidad unidos a los del hospital de San Juan de Jerusalén - los bienes que la Orden del Temple, el Maestre y los Hermanos de esta milicia poseyeran al tiempo de su detención en el reino de Francia.>>Y aquí en España les tocó también sufrir este rigor. Sus bienes expoliados y distribuidos de forma más bien irregular y arbitraria, fueron a parar a diversos adquirientes.
Este alfabeto pudo ser utilizado por los freires con la intención de ocultar sus transacciones comerciales de miradas no autorizadas, aunque no se descarta que también pudiera ser un medio de comunicación entre los iniciados de la orden. La existencia de la W en un alfabeto latino y su reproducción en textos masones del XIX levantaron dudas a cerca de su autenticidad. No obstante parece ser que existen documentos del siglo XII que lo utilizan y que la w puede tratarse de una especie de contraseña o símbolo supletorio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es deseable hacer los comentarios con nombre propio y sin esconderse en un anonimato, como lo hacemos nostros con nuestro nombre. Por otra parte en este blog respetamos la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, pero no vamos a permitir aquellos comentarios que pudiéramos interpretar como ofensivos, malintencionados, insultantes, o difamantes contra las personas, serán eliminados directamente, así como aquellos que no guarden relación con los objetivos y contenidos de éste blog,
Rogamos tenga la amabilidad de librarnos de pasar por la más que desagradable experiencia de tener que actuar como censores.