lunes, 23 de marzo de 2015

El Pergamino de Chinon y la importancia de la Bula Papal “Vox in excelso”


A pesar de que el Pergamino de Chinon, se descubrió en los archivos secretos del Vaticano en el año 2.001 por Bárbara Frale oficial del archivo, la Santa Sede espero seis años, hasta octubre de 2.007 para hacer público el documento “Processus contra Templarios”, que recopila las actas de exculpación del Vaticano a la Orden del Temple, precisamente el año en que se conmemoraba el 700º aniversario del inicio de la persecución contra la Orden del Temple. Evidentemente no es casual la fecha de presentación de este importante documento histórico, y es que, como dice el acerbo popular “La Iglesia no da puntada sin hilo”
(Foto Emilio José)
Los documentos que sirvieron al papa para decidir la suerte de los templarios se habían extraviado desde el siglo XVI, después de que fueran guardados por un archivero en un lugar erróneo. El mismo estudio mostró que el Papa Clemente V, no quiso en principio condenar a los templarios, aunque desgraciadamente, cediendo a las presiones del Rey de Francia, terminaría haciéndolo.
Sin duda alguna la publicación del pergamino de Chinon, supuso una inyección de moral para los que en ese momento pertenecíamos a la Orden del Temple y también para sus simpatizantes y seguidores en todo el mundo, porque de alguna manera venía a demostrar lo que sosteníamos desde hace tiempo, que los Templarios fueron injustamente acusados, atacados y muchos de sus mejores caballeros quemados vivos en la hoguera.
De un plumazo, el “bendito” pergamino, dejaba en evidencia a todos los historiadores y creyentes que descalificaban a la Orden del Temple y a sus actuales seguidores; por fin toda la verdad salió a la Luz. Quedaba demostrado que jamás los miembros de la Orden cometieron las villanías y atrocidades de las que se les acusó.
A todo ello contribuyeron  los titulares de la prensa internacional, “El Vaticano absuelve a los caballeros templarios”, “Después de 700 años el Vaticano hace justicia con los templarios”, “Un pergamino acaba con la leyenda negra de los templarios”, “Los Archivos Vaticanos publican la verdadera historia de los templarios”; “Los templarios absueltos de las acusaciones de herejía”.
Se publico el pergamino y habían pasado 700 años, muchos años tuvieron que esperar los templarios, para que poder  llevar la cabeza bien alta, portar con orgullo el blanco manto con nuestra cruz, como símbolos de pureza y profesión de fé cristiana.
Soy un convencido que este documento y su difusión en los medios de comunicación, motivo a muchas personas de espíritu templario a pedir su ingreso en las diversas ordenes templarias.
(Foto Emilio José)
Es verdad que el "Pergamino de Chinon", corrige la leyenda negra sobre la Orden y muestra la voluntad personal del papa Clemente V. Sin embargo no es menos verdad que el "Pergamino de Chinon" es anterior a la fecha de las bulas papales de disolución de los templarios, en realidad ese documento quedó oculto como una expresión de lo que el Papa pensaba en ese momento y del que el mundo no tuvo conocimiento hasta 700 años después, pero la postura oficial de la Iglesia y del propio papa, es la de... la disolución de la Orden, porque el documento de Chinon data de agosto de 1308 y cuatro años después, en la segunda sesión del Concilio de Vienne, el 3 de abril de 1312, se aprueba la Bula Vox in Excelso, emitida por el propio Papa Clemente V el 22 de marzo de 1312 y confirmada por la Bula Ad Providam de 2 de mayo de 1312 y la bula Considerantes, que proceden a la disolución de la Orden y a la distribución de sus bienes.
Pero ¿Qué diferencia hay entre el pergamino de Chinon y las bulas papales?
A pesar de las alegrías que depara la lectura del pergamino de Chinon, no deja de ser un documento que oficialmente no vio la luz cuando fue redactado, por lo tanto un documento inexistente para la época y que no fue publicado por el Papa Clemente V, el único valor que tiene actualmente es su valor histórico y por supuesto el valor moral y espiritual que le damos los templarios.
Pero recordemos lo que significa una bula papal, una bula es el soporte en el cual los papas dan a conocer sus órdenes a sus fieles. Las cartas oficiales publicadas por los papas y expedidas por la llamada Cancillería apostólica a lo largo de su historia se llaman " Bulas". Estas se expiden provistas de un sello de plomo pendiente del pergamino o papel que lleva las efigies de san Pedro y san Pablo.
Es evidente que las bulas papales son la expresión oficial y pública de las ordenes de los papas a sus fieles y uno de los más importantes documento que salen de sus manos y  que no se puede siquiera comparar con un documento oculto y no hecho público, como es el pergamino de Chinon y entre otras cosas porque una bula papal son a perpetuidad y solo puede ser abolida por otro papa, actos del que hay escasos ejemplos en la historia de la iglesia.
De hecho en la propia bula “Vox in excelso” el papa Clemente V termina diciendo:
… condenando expresamente que alguien, de cualquier condición o estado que sea, se entrometa… o que infiera, conciba o pretenda algún perjuicio acerca de nuestra decisión y disposición que personalmente, como hemos dicho, vamos a tomar… A ninguna persona por tanto le es lícito quebrantar este documento de nuestro mandato, provisión, constitución y condena, o contradecirlo con temeraria osadía. Si alguien se atreve a hacerlo, sepa que caerá bajo la indignación de Dios y de los bienaventurados Pedro y Pablo, apóstoles suyos…
Reproducimos y examinamos a continuación por su interés, parte del texto original de la bula papal “Vox in excelso” traducida al castellano por el sacerdote jesuita Joan Nadal Cañellas (1).
 Dice así:
AQUÍ EL SANTÍSIMO PAPA CLEMENTE V SUPRIME LA ORDEN DE LA MILICIA DEL TEMPLE
Copia de la provisión y decreto hecho por el señor papa Clemente cuando abolió la extinguida orden de la milicia del Temple.
Clemente, obispo, siervo de los siervos de Dios, para perpetua memoria.
Se ha oído en lo alto una voz de lamento, de llanto y de luto, porque ha llegado aquel tiempo en el cual el Señor se queja por medio del profeta: «Esta casa me he producido dolor e indignación: será apartada de mi vista por la maldad de sus hijos que me empujaban a la ira, volviéndome la espalda y no la cara, colocando sus ídolos en la casa donde se invoca mi nombre, para deshonrarla…
Continúa durante largos párrafos en los que Clemente V, expone su base teológica remontándose al Rey Salomón, de cuando este adoró otros dioses ajenos al judaísmo para después extrapolarlo a la Orden del Temple, a continuación realiza una de las alabanzas más grandes que un Papa haya hecho de Temple:
…La Orden de la Milicia del Templo de Jerusalén , que habían sido fundados para defensa del patrimonio de nuestro Señor Jesucristo en las regiones de allende de los mares y como luchadores selectos en pro de la fe católica y principales defensores de Tierra Santa, asunto al que parecían dedicarse principalmente, razón por la cual la sacrosanta Iglesia Romana a estos hermanos y Orden, llenándolos de favores especiales, los armó contra los enemigos de Cristo con el signo de la cruz, los exaltó con muchos honores y les concedió muchas libertades y privilegios…
Resulta interesante encontrar en el análisis de dicha bula el siguiente texto, que recuerda sin duda aquella  locución latina de origen medieval “Excusatio non petita, accusatio manifesta”:
…después, nuestro carísimo hijo en Cristo, Felipe, ilustre rey de Francia, a quien habían sido referidos estos mismos crímenes, no por avaricia –puesto que no intentaba ni intenta vindicar para sí o apropiarse de nada de los bienes de los templarios, más aún los dejó en su reino y retiró entonces de ellos totalmente su mano–, sino impulsado por su devoción a la fe ortodoxa…
Cuando todos sabemos por la historia que precisamente ese era su principal objetivo, quedarse con los bienes del Temple y no pagar las numerosas deudas con ellos contraídas.
Sigue en texto con estas y otras loas a la Orden del Temple, narra de manera muy explícita detalles de los supuestos pecados y atrocidades cometidos por ellos, especialmente las confesiones de 72 caballeros templarios (2):
…les pedimos que nos dijeran toda la verdad desnuda de los hechos arriba enunciados. Les interrogamos acerca de estas cosas y examinamos hasta setenta y dos templarios. Sus confesiones fueron puestas allí mismo, en nuestra presencia y la de dichos hermanos nuestros, en escritura autentificada por notarios públicos.
Tras largos párrafos que intentan demostrar, solo con las confesiones de viva voz, extraídas con los conocidos métodos inquisitoriales y sin pruebas que confirmen las acusaciones, llega por fin la condena Papal:
…Teniendo en cuenta además el grave escándalo surgido contra dicha Orden a causa de lo dicho, que no parece que pueda aplacarse si continúa existiendo la Orden, sin olvidar el peligro que esto supone para la fe y para las almas… que era mejor escoger la vía de la prevención y decreto de la sede apostólica, suprimiendo la Orden arriba mencionada y aplicando sus bienes al uso a que habían sido destinados, sin olvidar proveer a las personas de esta Orden que estén todavía en vida de manera suficiente… considerando también que en otras ocasiones, sin culpa de los hermanos, la Iglesia Romana hizo cesar algunas Órdenes solemnes, por causas incomparablemente menores que las que aquí se han expuesto, no sin amargura y dolor de corazón, no por la vía de una sentencia judicial, sino por nuestra provisión y mandato, extinguimos con sanción irrefragable* y perpetuamente válida la citada Orden del Temple, su estado, hábito y nombre, y la prohibimos a perpetuidad, aprobándolo el sagrado concilio, condenando expresamente a quien intente entrar en dicha Orden, recibir o llevar su hábito, o comportarse como templario. Si alguien lo hiciese, incurre en sentencia de excomunión ipso facto.
*Irrefragable: Que no se puede contrarrestar.
Ya sé, porque lo he vivido por propia experiencia que algunos sacerdotes y párrocos no ponen ninguna objeción a las misas y rituales templarios dentro de sus iglesias, incluso existen capellanes dentro de la Orden del Temple que realizan estas ceremonias  con sumo gusto, porque saben que lo hacen en presencia de buenos cristianos, seguidores y defensores de la fé de Cristo,  pero también sabemos que su amabilidad y tolerancia no es el común denominador dentro de la Iglesia y mucho menos de los miembros de la Conferencia Episcopal, garantes como son, de las normas y leyes que emanan del Vaticano, y la última manifestación a propósito de este tema, lo realizo la Secretaría de Estado (en negrita lo más importante):

PUNTUALIZACIÓN SECRETARÍA DE ESTADO SOBRE LAS ÓRDENES ECUESTRES 

Ciudad del Vaticano, 16 octubre 2012 (VIS).-La Secretaría de Estado, en respuesta a las frecuentes peticiones de información sobre la posición de la Santa Sede ante las Órdenes de Caballería dedicadas a Santos o con títulos sagrados, considera oportuno reiterar lo que ya fue publicado anteriormente… la Santa Sede reconoce y tutela solamente a la Soberana Orden Militar de Malta -también conocida como Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta- y a la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, y no tiene intención de hacer innovaciones en este sentido.
Todas las otras Órdenes –sean de nueva institución o derivadas de las medievales– no son reconocidas por la Santa Sede, no pudiendo la misma hacerse garante de su legitimidad histórica y jurídica, de sus finalidades y de sus sistemas organizativos.
Para evitar equívocos desgraciadamente posibles, también a causa de la expedición ilícita de documentos y del uso indebido de lugares sagrados, y para impedir que se sucedan abusos que después resultan dañinos para muchas personas de buena fe, la Santa Sede confirma que no atribuye ningún valor a los diplomas de caballería y a las correspondientes insignias que sean expedidas por asociaciones no reconocidas, y no considera apropiado el uso de las iglesias y capillas para las llamadas ‘ceremonias de investidura’".


Significa esto a todas luces,  que la fatídica bula “vox in excelso” del no menos desafortunado y sumiso papa, sigue vigente y activa y que solo por la fuerza de la unión de todos los templarios del mundo, con una sola voz que los represente y con la ayuda de sacerdotes, obispos y cardenales afines, se puede solicitar al Vaticano que sea anulada dicha bula.
Porque los hombres y mujeres, que nos consideramos hermanos de la Orden y que compartimos la misma fe en Jesucristo, la humildad y caridad de nuestros antiguos freires, que vivimos y actuamos como templarios, debemos  saber que si la Iglesia Católica quiere, estaríamos excomulgados ipso facto.
Por eso los templarios actuales, mujeres y hombres que sirven con honor y humildad a los principios cristianos de la Regla de la Orden del Temple, deben unir sus fuerzas y solicitar al Papa Francisco, que levante esa antigua orden de excomunión y devolver así, de pleno derecho a todos sus miembros al seno de la Iglesia, restituyendo después de 700 años el honor de la antigua y respetada Orden del Temple, reconocidos por todos a lo largo de la historia.
Nos queda un largo pero ilusionante camino por recorrer, sabemos que no es fácil conseguir el apoyo de sacerdotes y obispos para esta causa justa, pero sobre todo sabemos que en la Curia Romana “las cosas de palacio van despacio” y para eso basta recordar el ejemplo siguiente, hasta el año 1.992,  el papa Juan Pablo II  no rehabilitó a Galileo Galilei. A la sabia Iglesia, solo le hizo falta 359 años, 4 meses y 9 días para reconocer que Galileo tenía razón, en la defensa de la teoría heliocéntrica y que la tierra no es el centro del Universo como dice la biblia  judeocristiana.
No es ni mucho menos ese el mayor de los inconvenientes con los que nos topamos los templarios, quizás uno de los más graves es la gran desunión entre órdenes  y asociaciones que se autodenominan templarias. El propio papa Benedicto XVI, cuando era Prefecto Emérito para la Conservación de la Doctrina de la Fé y ante el conocimiento del pergamino de Chinon, pidió a expertos historiadores información sobre la Orden del Temple y sus posibles herederos, tal vez con la intención de reparar el error histórico cometido contra los templarios; la respuesta de los expertos fue desalentadora, cerca de 400 ordenes se disputaban el honor de ser los legítimos herederos.
Hay que considerar seriamente la importancia de la verdadera Unión Templaria y para ello tenemos que empezar por nosotros mismos.
Para conseguir tan anhela unión, es necesario partir de una verdadera actitud cristiana como es la Tolerancia,  porque sabemos por la experiencia de nuestra Orden, que la intolerancia religiosa es la causante de millones de muertos a lo largo de la historia y por eso debemos buscar los puntos de unión entre todos y no magnificar nuestras diferencias, porque esas diferencias pueden enriquecernos y el lema que nos une a todosNON NOBIS, NON NOBIS DOMINE, SED NOMINE TUA DA GLORIAM ",  es junto a la fe en Jesucristo, la mejor base de unión entre todos y no podemos excluir a nadie que se sienta templario y tenga a bien honrar estas dos fuentes de inspiración. No estamos capacitados para juzgar a otros templarios por sus creencias si estas son cristianas, porque seriamos más papistas que el propio Papa Francisco que se ha comprometido a unificar la iglesia católica y ortodoxa.
Cuando en un país, se unan todas las órdenes y asociaciones templarias en una sola y exista un solo Prior Nacional que los represente a todos y cuando ocurra lo mismo en todos los países del mundo, solo entonces, estos priores nacionales, reunidos en capitulo o convento internacional, podrán elegir entre ellos al Gran Maestre, uno solo para el mundo entero, entonces y solo entonces, tendremos una solo voz como antaño tuvo la Orden y el Vaticano escuchara nuestras justa peticiones, que incluyen la rehabilitación y la incorporación de la Orden del Temple, con pleno derecho en el seno de la Iglesia Católica. La Iglesia accederá así, a las numerosas peticiones de importantes sectores cristianos, que piden la revisión del proceso que suspendió la Orden del Temple, porque sabrá entonces que gracias a la Unión Templaria, puede contar con el gran potencial humano que supone para la Iglesia, el apoyo de todos los templarios del Mundo, que están comprometido en amplios sectores de la sociedad, para apoyar a la fé cristiana e impulsar el Ecumenismo.
No a nosotros, Señor; no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria, para que en todo momento sea bendito el que adiestra mis manos para el combate y mis dedos para la pelea.  

In Memorian de los caballeros Templarios degollados en la Torre sangrienta de Jerez de los Caballeros por el ejército cristiano.
NOTAS
  1. Joan Nadal Cañellas, jesuita, especialista en estudios bizantinos. Licenciado en filosofía por la Universidad Pontificia de Loyola (1960), en teología por la Universidad Gregoriana de Roma (1968) y en filosofía y letras por la Universidad de Barcelona. Traductor de la Bula Papal “VOX IN EXCELSIS” del latín al castellano tomando directamente el texto del registro 291, ff. 33r-34v del Archivo de la Corona de Aragón. 
  2. Muy curioso y significativo el número 72 por que 72 son los artículos de la antigua regla del Temple y 72 son los nombres de Dios según la Cábala, también al personaje bíblico Henoc: “El sabio y virtuoso Henoc ascendió al Cielo, donde se convirtió en el principal consejero de Yahvéh Elohím y desde entonces fue llamado Metatron. Yahvéh Elohím puso su propia corona sobre la cabeza de Henoc y le dio setenta y dos alas y numerosos ojos”. El número 72 también aparece relacionado con el sabio Rey Salomón, porque 72 son los espíritus que se dice que Salomón invocó, encerró en vasijas de bronce selladas mediante símbolos mágicos y obligó a trabajar para él. La tradición del poder de Salomón sobre los espíritus aparece también en otras culturas del Oriente Próximo y Medio, ejemplo de ello es el libro Las mil y una noches, recopilación de cuentos del ámbito árabe-musulmán en la que se indica que Sulaymán (Salomón), hijo de Daud (David), es considerado Señor de los Ifrit (genios poderosos del folclore árabe). También se dice que castigó a los ifrit rebeldes que se negaron a someterse a su obediencia, encerrándolos en jarrones tapados con un sello de plomo, en el que figura impreso el nombre de Alá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es deseable hacer los comentarios con nombre propio y sin esconderse en un anonimato, como lo hacemos nostros con nuestro nombre. Por otra parte en este blog respetamos la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, pero no vamos a permitir aquellos comentarios que pudiéramos interpretar como ofensivos, malintencionados, insultantes, o difamantes contra las personas, serán eliminados directamente, así como aquellos que no guarden relación con los objetivos y contenidos de éste blog,
Rogamos tenga la amabilidad de librarnos de pasar por la más que desagradable experiencia de tener que actuar como censores.