viernes, 21 de junio de 2013

Non Nobis Domine

Uno de los lemas más conocidos de la Orden del Temple son los dos versículos de los Salmos 115 (versión de Reina-Valera) que dicen:


Non nobis, non nobis, Domine
Sed nomini tuo da gloriam.

Que podemos traducir como No para nosotros, no para nosotros, Señor, sino para la gloria de tu Nombre, si bien hay quien traduce la segunda parte como "sino en nombre de tu Gloria".  Seguramente lo adoptaron los templarios tomándolo del final del texto DE LAUDE NOVAE MILITIAE AD MILITES TEMPLI escrito por San Bernardo de Claraval entre 1132-1136 para apoyarles ante los obispos, clero en general, nobleza y papado. 



Este histórico lema de los templarios sumariza en unas pocas palabras el ideal y el propósito de su existencia. Los primeros hermanos no vivían y luchaban por interés personal, sino por un concepto, el establecimiento de la sociedad cristiana, una civilización dedicada a la gloria de Dios. La caballería de hoy intenta emular esta gran tradición en el hecho de que sus trabajos y...
vidas deben ser un ejemplo para otros y como una hermandad tener como objetivo llegar a construir una aristocracia del espíritu. Un caballero templario entiende que hay un Dios, una vida creada por El, una verdad eterna y un propósito divino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es deseable hacer los comentarios con nombre propio y sin esconderse en un anonimato, como lo hacemos nostros con nuestro nombre. Por otra parte en este blog respetamos la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, pero no vamos a permitir aquellos comentarios que pudiéramos interpretar como ofensivos, malintencionados, insultantes, o difamantes contra las personas, serán eliminados directamente, así como aquellos que no guarden relación con los objetivos y contenidos de éste blog,
Rogamos tenga la amabilidad de librarnos de pasar por la más que desagradable experiencia de tener que actuar como censores.